La función de este instrumento es explorar el interior del cuerpo humano y detectar partículas individuales.

La ciencia avanza y ahora un grupo de científicos escoceses desarrollan una cámara que puede ver el interior del cuerpo humano. La idea de este nuevo invento es poder hacer un seguimiento y encontrar la posición exacta de la herramienta que se encuentra dentro del cuerpo en una exploración interna.

Esto es posible al detectar las fuentes de luz de las partes luminosas que suelen tener estas herramientas como, por ejemplo, la punta iluminada del tubo flexible de los endoscopios, señala el portal El Ibérico.

Asimismo, explorando el interior del cuerpo humano, esta cámara puede detectar partículas individuales, llamadas fotones, así como también llegar a captar pequeños rastros de luz que pasan a través de los tejidos.

Resultados exitosos

De acuerdo con los investigadores, las primeras pruebas han sido exitosas, demostrando que esta herramienta puede rastrear una fuente de luz puntual de 20 centímetros de un tejido en condiciones normales.

“Se trata de algo novedoso que permite detectar la posición exacta de estos instrumentos ya que, hasta entonces, era muy difícil definir el punto exacto en el que se encontraban. Esta herramienta que permite ver a través del cuerpo humano supone un gran avance para la medicina. Hasta el momento los médicos han tenido que servirse de escáneres con costes elevados, como los rayos X, para intentar conseguir un resultado parecido”.

El proyecto es desarrollado por la Universidad de Edimburgo y la Universidad Herior-Watt y forma parte de ProteusInterdisciplinaryResearchCollaboration, el cual desarrolla a su vez una gama de nuevas tecnologías para diagnosticar y tratar enfermedades pulmonares.

“Mi elemento favorito de este trabajo fue la capacidad de trabajar con los médicos para entender un desafío de salud práctico y luego adaptar tecnologías y principios que normalmente no saldrían de un laboratorio de física para resolver problemas reales”, declaró Michael Tanner, de la Universidad de Heriot-Watt.

Es justo compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn