Ya es común oír que funcionarios del Seniat y militares que custodian el Aeropuerto Maiquetía extorsionan a pasajeros para dejarlos ingresar al país.

La noche del sábado, una mujer y su nieta menor de edad, fueron víctimas de un funcionario del Seniat en el Aeropuerto Maiquetía  que les exigió 100 dólares a penas habían bajado del vuelo  número 8000. A la fémina le hicieron pasar varias veces la maleta por el scanner. Después fueron pasadas a un cuarto para ser interrogadas.

“El funcionario le quitó el pasaporte y dijo q si no quería que abrieran las maletas debía pagar 100 d+ólares. Ella nerviosa por la niña, pagó  los 100 dólares  que los traía para costear medicinas y otros gastos en el país”, reveló la periodista Elyangelica González. Asimismo, varios pasajeros también fueron sometidos a tal procedimiento.

Otro caso fue el de una señora que viajaba con su madre de 85 años desde España. Pese a que no necesitaba silla de ruedas, un trabajador insistió. “Comenzó a preguntar si no le sobraba ‘un billetico’  en divisas que le dieran. Ante la negativa, las llevó a un cuarto del Seniat en Maiquetía. Allí las amenazó con abrir y decomisar parte del equipaje si no pagaban. Ella accedió a darle 40 mil bolívares destinados a pagar el taxi”, agregó la periodista.

Otra víctima  relató haber sido testigos de una extorsión a unos ingleses que llegaban al país. Le pidieron 800 dólares para dejarlos ir con su equipaje, sin embargo, ella les alertó que no debían pagar ninguna cantidad, los extranjeros dieron 400 dólares bajo amenaza.

La corrupción en el Aeropuerto Maiquetía ha alcanzado niveles incalculables que dejan a más de uno despavorido con las historias que surgen a diario en esa terminal área tal como lo habíamos denunciado meses atrás en Elcorreodelorinoco.com. No sólo se trata de las continuas despedidas que mojan el suelo de lágrimas de quienes se despiden sino de aquellos que mientras escogieron a Venezuela como destino, ellos fueron seleccionados como potenciales víctimas de la corrupción.

Aeropuerto Maiquetía roban dólares de los pasajerosUno de los grandes protagonistas de las historias sobre la corrupción en el Aeropuerto Maiquetía, son los mismos cuerpos de seguridad. En el mes de julio arribaron al país tres ciudadanos argentinos que vieron en Venezuela una escapatoria al trajín y frio clima de Buenos Aires; la Isla de Margarita, también llamada “Perla del Caribe” era su primera parada en territorio nacional.

Uno de estos argentinos, a quien llamaremos Alfredo, decidió atender el llamado de los susurrantes “cambiadores” quienes de forma estratégica aguardan sobre la obra de Cruz-Diez para captar a posibles clientes para el cambio de moneda. Alfredo, al tanto de la situación que vive Venezuela con respecto a la moneda extranjera, acordó con unos de esos gestores para cambiar unos pocos dólares para costear en bolívares el pago de traslado dentro de Caracas. El procedimiento se realizaría en uno de los baños de la terminal, pero sin percatarse que, la corrupción en el Aeropuerto de Maiquetía personificada por efectivos de la Policía Bolivariana de Venezuela diría presente en la transacción.

Así es la corrupción en el Aeropuerto Maiquetía.

Según cuenta Alfredo, los uniformados procedieron a cerrar el baño y robarle los dólares que este pretendía cambiar. El robo ascendió a 120 dólares, dejándolo sin nada encima. Los uniformados, bajo amenazas, dejaron el lugar y allí Alfredo quien atemorizado no dijo ni una palabra hasta reunirse nuevamente con sus compañeros de viaje. Horas más tarde decidió continuar con sus vacaciones a Margarita, sólo que sin 120 dólares menos a su capital.

GNB revenden boletos

La compra y reventa de boletos aéreos es otra de las estrategias de quienes practican la corrupción en el Aeropuerto de Maiquetía, es habitual y un secreto a gritos que algunos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana compren con anticipación los puestos en los aviones para luego revenderlos a los pasajeros urgidos de llegar a determinado destino. Historias como estas son muchas, pero contaremos a de Alberto Blanco, quien durante unos días de trabajo en Caracas debía regresar a su ciudad de origen por un asunto familiar.

“Me recorrí las aerolíneas que tenían vuelos a mi ciudad, en ninguna conseguí boleto, pero quienes están allí y son los estrategas de la delincuencia me aconsejaron llegarle a los militares de allá y preguntar por un boleto. Así fue como logré regresar, pagando el doble del pasaje, el que correspondía a la aerolínea y el que tenía que pagarle a él, que fue un poco más costoso”, afirma Alberto.

La agonía de «Las cafeteras»

Tristemente a la corrupción en el Aeropuerto Maiquetía le gusta ser indiferente, sobre todo con aquellos que buscan cómo ganarse la vida en sus puertas. Así comienza la tercera historia sobre esta problemática y es que tanto a las entradas y salidas de la terminal nacional e internacional, hombres y mujeres pasan el día apostados en cada una de ellas para ganarse la vida de forma honrada. Un café y un cigarrillo es lo único que ofrecen a quienes pasan horas esperando debido a un retraso de vuelo o a quienes desean despertar con el olor y sabor de un guayoyo.

La mayoría de estas personas habitan en los cerros de Caracas, hasta ahora no han conseguido otra forma de ganarse la vida y allí están pese al robo de los efectivos de seguridad quienes como un acto de abuso de autoridad son detenidos, amenazados e incluso les roban sus implementos de trabajo.

Magaly Contreras, así llamaremos a esta trabajadora, desde temprano hace la inversión necesaria para llenar dos termos, entre el café, azúcar y vasos gasta aproximadamente 20 mil bolívares, prepara su bolso con los materiales y lo detiene en las puertas del aeropuerto, sin embargo, muchas veces ha regresado a su casa con la mitad del termo vacío, otras veces lleno y muchas tantas sin ellos. Y es que, los efectivos de seguridad le han prohibido ganarse la vida de esa forma y en represalias se incautan sus herramientas de trabajo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *