esequibo venezuela y guyanaUno de los acuerdos del diálogo entre Gobierno y oposición fue la defensa del Esequibo, zona reclamada por Venezuela y Guyana.

¿Qué ha pasado con el problema limítrofe entre Venezuela y Guyana por el territorio del Esequibo? Uno de los acuerdos, aunque para muchos no tenía razón de ser la discusión o debate, fue el de la defensa de “los derechos legítimos e inalienables de Venezuela sobre la Guayana Esequiba y de defensa del Acuerdo de Ginebra de 1966”. El territorio está ubicado al este del estado Bolívar y cuenta con una superficie de 159.542 km².

La disputa entre Venezuela y Guyana parece no avanzar, sino que se recrudece con reclamos entre las partes, a raíz de sobrevuelos y retenciones de barcos. La zona se mantiene en reclamación. Sin embargo, para muchos preocupa el hecho que algunos mapas de Venezuela en la actualidad no incluya la zona del Esequibo.

“Es como si ya lo diéramos por perdido”, reacciona Miguel Hernández, ciudadano guayanés que considera que el problema limítrofe de la Guayana Esequiba ha sido dejado de lado por los gobernantes venezolanos.

¿Qué pasa con los esequibanos?

En el estado Bolívar fue creada la Fundación de Esequibanos, presidida por Giovanni Pasquali, la cual –apoyada por el partido Movimiento al Socialismo (MAS)- exige al gobierno reconocer la nacionalidad venezolana de 35 mil nacidos en el Esequibo, a fin de recibir sus beneficios como ciudadanos de este país, en vista de las dificultades que tienen para acceder a la alimentación, educación, empleo, entre otros.

“Si reclamamos al Esequibo como nuestro, debemos entonces empezar por reconocer a los esequibanos como nuestros, como venezolanos”, reitera Pasquali.

esequibanos venezuela y guyanaLa mayoría de los esequibanos en el estado Bolívar corresponden al municipio Caroní y habitan principalmente en sectores de San Félix. Todos viven indocumentados en Venezuela, e incluso hijos de ellos tampoco han sido reconocidos como venezolanos.

Tal es el caso de Indrawatti Chateram, nacida en el Esequibo y con un hijo venezolano. El padre de su hijo, por ser venezolano, fue quien realizó todos los trámites para que el infante obtuviera su partida de nacimiento y es quien tiene la custodia legal.

La historia de la disputa

La discusión territorial entre Venezuela y Guyana data de mucho antes  de 1966. En 1840 se dio el conflicto por el mapa trazado en ese momento. Fueron años de negociaciones para que en 1966 se firmara el Acuerdo de Ginebra, donde este territorio permanecía ligado a Guyana.

El conflicto regresa cuando “en octubre de 1966, personal militar y civil venezolano ocupó la mitad reclamada por Guyana de la isla Anacoco, en el río Cuyuní, e inició la construcción de una pista de aterrizaje y otras obras civiles. Dos años después, Venezuela expandió su mar territorial a 12 millas marinas, incluyendo aguas de 3 a 12 millas náuticas desde la costa oeste de Guyana, lo que fue condenado por el gobierno vecino”, reseña el portal Prodavinci en su página web. Actualmente esta isla está ocupada por militares venezolanos.

En 1969 surge el movimiento la Rebelión de Rupununi, cuya pretensión era crear un Comité Provisional de Gobierno, objetivo que fracasó. Al año siguiente se firma el Protocolo de Puerto España, suspendiendo por 12 años los artículos 1 y 4 del Acuerdo de 1966, por no lograrse la resolución al conflicto.

Durante el inicio del gobierno de Hugo Chávez, el país vecino ofreció concesiones de explotación petrolera en la zona en reclamación, lo cual provocó la protesta del gobierno venezolano. El conflicto siguió. En 2012 volvieron las exploraciones en esa zona, y en 2013 es retenido un buque de exploración petrolera de la empresa SapuraKencana Petroleum. Ante los reclamos de Venezuela, el gobierno de Guyana alegó que el barco estaba en zona perteneciente a su territorio.

Del lado del sector opositor también se han hecho reclamos para la defensa del Esequibo como territorio venezolano. Sin embargo, las dificultades del conflicto no perfilan aún una resolución por parte de la cancillería venezolana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *