Comer pescado en esta Semana Santa es un lujo, pues los precios van de 8 mil a 30 mil bolívares.

Cumplir con las tradiciones de Semana Santa no resulta fácil para el alto índice de inflación en Venezuela. El precio del pescado se ha incrementado, y con ello las bajas ventas se registran, aunque vendedores no descartan que a última hora suban las compras para cumplir con el no comer carne, al menos el Viernes Santo.

De acuerdo con las comparaciones de precios en todo el país, el pescado habría aumentado su costo en más de 500% en un año. En Ciudad Guayana, tan solo en una semana se ha incrementado en al menos un 50% y las ventas bajado en 70%.

Tal es el caso del precio de la sardina que pasó de 4 mil a 8 mil 500 bolívares la caja, el cazón oscila entre 9 mil y 10 mil bolívares por kilo, mientras que la bonita está entre 10 mil 500 y 11 mil 500 bolívares.

Si la idea es hacer un pastel de pescado para esta Semana Santa, hay que incluir en el presupuesto el elevado precio de los huevos, cuyo cartón se encuentra en venta entre 11 mil y 12 mil bolívares, más los otros ingredientes como papa y plátano necesarios para este platillo.

Los mariscos tampoco resultan una alternativa económica para esta Semana Santa 2017 pues el precio de los mejillones está por el orden de los 15 mil bolívares, los calamares en 20 mil bolívares, 15 mil bolívares los camarones y 25 mil bolívares para los que ya vienen preparados, mientras que el kilo de pulpo a 30 mil bolívares.

No solo se trata del precio del pescado para la Semana Santa, pues las bolsas de comida del Clap siguen sin llegar a las comunidades desde el año pasado, debiendo hacer gastos extras para la compra de productos básicos o conformarse al consumo de yuca, pasta o arroz si el dinero alcanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *