Penitenciaría General de Venezuela San Juan de Los Morros

Van siete muertos por tuberculosis en la Penitenciaría General de Venezuela  San Juan de Los Morros desde que no se permite la entrada de medicamentos.

Un total de 60 personas, familiares de los detenidos que permanecían por voluntad propia en la Penitenciaria General de Venezuela San Juan de Los Morros, decidieron salir este domingo del penal.

Como se recordará Larry Méndez, representante de los familiares de los reclusos quien acudió la semana pasada a Caracas para exponer ante la Comisión de Cultos de la Asamblea Nacional la difícil situación de los reclusos en la PGV, oportunidad en la que advirtió que dentro del recinto se encontraban de forma voluntaria 2000 familiares adultos y cerca de 500 niños.

“Estamos claros, quienes están allí cometieron un delito, pero no por esa razón, se le deben violar los derechos humanos, a estas alturas no tienen alimentación. Hay más de 500 niños, más de 2.000 personas que están apoyando a los privados de libertad porque son sus familiares. No es secuestro, están por voluntad propia”,  aseguró Méndez.

Serían parte de estos “autosecuestrados” los que pudieron salir este fin de semana de la PGV.

Más muertes por tuberculosis

Internos de la Penitenciaría General de Venezuela San Juan de Los Morros, denunciaron que la mañana de este domingo murió otro hombre que padecía tuberculosis, al tiempo que familiares eran reprimidos por protestar ante el fallido intento de llevarles alimentos y medicinas a sus familiares detenidos.

El joven  que falleció respondía al nombre de Luis Alberto Martínez Urbano y, según lo que denunciaron los privados de libertad,  y es la séptima persona que muere por esta enfermedad desde que al penal dejaron de ingresar los medicamentos necesarios.

La situación se agrava cuando este fin de semana se generó una protesta por parte de familiares quienes no pudieron ingresar alimentos y medicinas a los 11.700 presos que se encuentran en ese recinto, los cuales no comen desde hace mas de seis días. Este domingo sólo pudieron ingresar a la Penitenciaría General de Venezuela San Juan de Los Morros unas 30 mujeres, lo cual generó la molestia de quienes se quedaron afuera.

La acción  motivó una protesta en las afueras del penal luego que familiares de los presos intentaron entrar por la fuerza,  situación que fue controlada por la GNB que dispersó a la multitud con gases lacrimógenos.

Una señora de 76 años de edad, identificada como Elba María Gutiérrez, sufrió lesiones craneales luego de que una bomba lacrimógena le impactara en la cabeza.

La mujer fue llevada al Hospital Israel Ranuarez Balza, en San Juan de Los Morros mientras otros reseñaban que una mujer embarazada se desmayó asfixiada por los gases lacrimógenos.

Piden intervención de la Conferencia Episcopal

Por otra parte, se pudo conocer que la Comisión Permanente de Cultos y Régimen Penitenciario de la Asamblea Nacional, presidida por el diputado Richard Blanco está investigando estos casos mientras se espera que este lunes una comisión de presos pueda recibir a representantes de la Conferencia Episcopal Venezolana, quienes tendrían intenciones de mediar para hallar soluciones.

Sin alimentos mas de 11.700 reos

Trascendió que el Ministerio de Asuntos Penitenciarios envió un camión con algunos medicamentos, paquetes de pasta, caraotas, arroz y enlatados. Sin embargo estos insumos no son suficientes para los para la población privada de libertad de la Penitenciaría General de Venezuela San Juan de Los Morros.
Los reos expresaron su decepción por la “falta de atención” que –a su juicio- ha tenido la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, con respecto a este caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *