dinero-en-efectivo

Dinero en efectivo es lo que falta y los rumores han hecho agolpar a cientos de usuarios al frente de las oficinas bancarias para buscar retirar lo posible.

Sin dinero en efectivo. Así se encuentran varias oficinas bancarias y terminales de cajeros electrónicos en el Táchira quienes han abarrotadas desde hace dos semanas por usuarios que buscan, de cualquier forma, obtener billetes para sus transacciones comerciales.

Esta situación es vista en toda la entidad en donde se observan largas colas de usuarios que agotan hasta dos horas para poder hacer efectivo su retiro.

Fuentes ligadas al sector bancario regional informan que esta situación se debe a la política del Banco Central de Venezuela que ha ordenado límites en los retiros diarios que cada cliente de la banca puede realizar.

Es así como los bancos han implementado retiros de dinero en efectivo de hasta 10 mil bolívares por día e incluso algunas entidades como el Banco de Venezuela impuso retiros por caja de cinco mil.

No alcanza

Rafael Mora, un jubilado de la educación que fue consultado en una cola de esta entidad, manifestó su sorpresa y molestia frente a esta situación: “el gobierno pretende hasta decirnos cuanta plata podemos meter en el bolsillo”.

Afirmó que los 5 mil bolívares que le entregaron de su cuenta de ahorros apenas le alcanzan para “dos tizanas y unos pastelitos” por lo que le tocará volver al banco todos los días para tener efectivo.

Como en el resto del país, en los comercios se han presentado atrasos, bloqueos y una lentitud general del sistema de pagos por medio de tarjetas de debito o crédito de la mayoría de los bancos.

El propietario de una panadería del sector de Barrio Obrero en San Cristóbal manifestó que la cosa se complica “…porque ahora todo el mundo quiere pagar con tarjeta y nada de efectivo. Aquí las operaciones de pago con tarjetas las permitimos sobre montos mayores a los 500 bolívares”.

Toda operación menor se paga con dinero en efectivo

¿Qué pasa con el dinero en efectivo?

La política restrictiva del BCV busca recortar la inflación mediante la restricción de la liquidez monetaria. En otras palabras: el emisor quiere restringir momentáneamente su afán de consumo en esta época evitando que tenga plata a disposición mientras aparecen los nuevos billetes.

Sin embargo los usuarios de la banca han interpretado el mensaje de otra manera.

Desconfían sobre el futuro de su dinero en la banca por lo que prefieren transformar esos bolívares en cosas materiales: casas, carros, electrodomésticos, electrónica, teléfonos entre otros, antes que mantener en la mano unos bolívares que se devalúan a diario.

El recuerdo del corralito financiero argentino atemoriza a quien tiene plata en los bancos creyendo que hasta el colchón es mejor que la bóveda del mejor de los bancos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *