El Acoso y Derribo es una faena del campo bravo español, que se utiliza para someter a los toros a una prueba de bravura en campo abierto, muy similar al Coleo venezolano.

En ella intervienen dos o más jinetes, armados con largas garrochas, que cumplen cada uno funciones muy definidas, pero sobre todo coordinadas. Los dos acosan al animal, toro o novillo, hasta que al final de la carrera uno de ellos lo derriba con un golpe de garrocha en la grupa. El toro al levantarse, embestirá o no a las cabalgaduras y allí quedará reflejada su bravura.

Es lo que están haciendo los Estados Unidos (EE.UU), la Unión Europea (UE) y Luis Almagro, el Secretario General de la OEA, el Grupo de Lima y el G-20, con la tiranía de Nicolás Maduro.

Las sanciones impulsadas desde la administración de los EE.UU, especialmente desde la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), a funcionarios venezolanos vinculados con el narcotráfico o el terrorismo internacional, la violación a los Derechos Humanos y con delitos económicos, han sido respaldadas por Canadá y la Unión Europea, al tiempo que Luis Almagro insta a los gobiernos latinoamericanos a hacer lo mismo.

Simultáneamente, el Departamento del Tesoro restringe el acceso del gobierno venezolano y PDVSA al financiamiento externo, a través de títulos de bonos y títulos de deuda pública, así como al uso de la criptomoneda llamada Petro.

Y recientemente, la Fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda anunció el comienzo de un examen preliminar sobre los posibles crímenes de lesa humanidad ocurridos en el país, “al menos desde el 2017”.

La tiranía empieza a evidenciar fisuras donde antes parecía monolítica: Las Fuerzas Armadas bolivarianas!. Se produce un enfrentamiento entre dos grupos chavistas, por un lado algunos altos oficiales pertenecientes al grupo 4F, como Miguel Rodríguez Torres, que se dicen herederos del legado de Hugo Chávez, entre los que se encuentran Tenientes Coroneles, con mando en tropa, que han sido encarcelados y acusados de traición a la patria.Y por el otro lado, los aliados de Nicolás Maduro, incluido el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López.

Expectantes entre ellos, Diosdado Cabello o el “hermano de Chávez”, General Jesús Suárez Chourio, Comandante General del Ejército y verdadero poder detrás del trono, quienes pueden decantar la balanza a uno u otro lado. Las espadas están en alto.

La estrategia de Acoso y Derribo parece funcionar. Por ello habrá que aumentar la presión, el alcance y número de las sanciones. La Unión Europea la ha extendido a familiares, parientes y allegados de los sancionados, entre los cuales se encuentran los “testaferros”. De allí que deben incrementarse los esfuerzos de la oposición en el exterior ante los actores de la Comunidad Internacional que nos están ayudando, para que persistan en su estrategia de acoso.

Asimismo, debemos mantener la presión a la CPI, con los 28 estados de la UE actuando de manera vigilante, con la mirada puesta sobre la Fiscal Bensouda para evitar devaneos y sorpresas.

Las elecciones del 20 de mayo serán desconocidas, de manera que el barniz de democracia que Maduro pretende darse con ellas, sólo será un paso más hacia el abismo. Será un hecho fundamental, pues su legitimidad quedará ya definitivamente afectada ante la Comunidad Internacional.

Sólo quedará esperar cuál de los garrochistas se lanzará a derribar a la tiranía. Mikel Pompeo, el reciente Secretario de Estado designado por Donald Trump, ha manifestado abiertamente su interés en jugar ese rol.

Pero puede ocurrir que el toro se caiga solo, es decir, que se produzca la implosión del régimen, bien por un golpe militar, un auto golpe o el estallido popular.

Si es así, corremos el riesgo que “todo cambie para que nada cambie” y que con ello se instale en el poder el ala del llamado “Chavismo democrático”, que “si es chavismo no es democrático y si es democrático no es chavismo”, lo que garantizaría la supervivencia del régimen y con ello la impunidad a tantos crímenes.

Ante esta incertidumbre es recomendable que la dispersa oposición se coordine para el día después. Soy Venezuela ha solicitado la Intervención Humanitaria de la Comunidad Internacional para paliar la crisis y cubrir la emergencia de hambre y salud que vive el pueblo venezolano, sometido a condiciones de exterminio por falta de medicinas y alimentos.

Es indispensable crear una alternativa a la eventual caída del chavismo, por ello es necesario que, ahora mismo, se designe un gobierno de transición, que será el que asuma el complejo compromiso de reemplazar a la tiranía y rescatar la democracia, la libertad y el respeto a los derechos humanos en Venezuela. No sería aceptable que ese rol lo cumpla alguien designado por un factor externo. Esta es nuestra gran responsabilidad, pues serán ellos quienes deben garantizar que el desenlace tenga un final feliz.

Suerte y al Toro!

@wcardenasrubio

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *