El sueldo de los educadores en Venezuela no paga los años que pasaron formándose en las universidades, ni la valentía que tienen de pararse frente a los nuevos profesionales que serán el futuro del país.

“Los sueldos de los educadores de Venezuela son los más bajos de América Latina. Lo que devengan no les alcanza para hacer mercado mucho menos para comprar medicinas”, explicó el profesor Santos Sivira en entrevista al portar informativo El Diario de Vargas.

El docente en Venezuela percibe 392.546 bolívares mensual, más un bono de alimentación de 915.000 bolívares, dando un total de 1.307.546 bolívares -equivalente a 5 dólares- dinero que utilizan para costear gastos del hogar, frente a una Canasta Básica Familiar que el mes de febrero cerró en 35.392.706,24 bolívares, según informe presentado por el Centro de Documentación y análisis social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM).

Sivira detalló que la situación es cada vez más crítica y denunció que los trabajadores del Ministerio de Educación no han obtenido el retroactivo por homologación correspondiente al año 2016.

“Después de habernos preparado, de tanto estudiar, da tristeza la desmejora que tenemos en cuanto a calidad de vida (…) nuestro poder adquisitivo ha caído en más de un 80 %”, lamentó la docente Leddys Cedeño.

Con el dinero que obtienen cada último de mes, los educadores se ven en la penosa necesidad de elegir entre comprar dos kilos de carne, valorizado en Bs. 800.000 o cancelar los servicios básicos como luz, agua, gas o electricidad.

Para los jubilados pertenecientes a esta carrera, es más decadente que los profesionales activos, dado que los mismos no obtienen el bono de alimentación y mensual solo perciben 392.546 bolívares.

En este sentido, la diáspora de los profesionales de la educación asciende cada día, donde buscan en otros países una mejor calidad de vida que su tierra natal dejó de ofertar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *