El Departamento de Comercio del país norteamericano anunció este 16 de Abril, una «denegación de los derechos de exportación» en contra de ZTE Corporation y de ZTE Kangxun, ambas compañías con sede en Shenzhen, China.

El veto, impuesto durante siete años prohibirá a las empresas estadounidenses vender cualquier tipo de componente al gigante tecnológico.

La medida responde a la violación del acuerdo firmado por ZTE en un juicio de 2017 por la venta ilegal de equipos a Corea del Norte e Irán, en el cual se comprometieron a despedir a cuatro altos ejecutivos y castigar a otros 35 empleados por haber participado en dichas acciones.

La  sanción, afectará en gran medida a la producción de Smartphones y equipos de redes de dicha compañía, ya que cerca de un 30 % de sus componentes provienen del mercado del país norteamericano, entre los cuales podemos destacar los procesadores Qualcomm y la tecnología de procesamiento de audio Dolby.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *