El Gobierno de Portugal negó hoy cualquier responsabilidad en los fallos de abastecimiento de jamones navideños a Venezuela

Portugal rechazó este jueves su responsabilidad ante las declaraciones del presidente Nicolás Maduro, tras afirmar que los perniles navideños no habían sido distribuidos debido a un «sabotaje» por parte del Gobierno portugués

«El Gobierno portugués no tiene, con seguridad, ese poder de sabotear» jamones, aseguró el ministro portugués de Exteriores, Augusto Santos Silva, en una entrevista con la emisora lusa TSF, en la que recordó que Portugal vive «en una economía de mercado» y «las exportaciones competen a las empresas».

Maduro acusó el miércoles a Portugal de sabotear la importación de jamones navideños por parte del Gobierno venezolano, que ha incumplido su promesa de repartir entre el pueblo este alimento tradicional de Navidad.

«¿Pero qué pasó con el pernil? Nos sabotearon. Puedo decirlo de un país, Portugal. Estaba listo, porque nosotros compramos todo el pernil que había en Venezuela. Todo lo compramos. Pero teníamos que importar y así di la orden y firmé los pagos. Pero nos persiguieron las cuentas bancarias», dijo Maduro en una intervención televisada.

El ministro portugués anunció que va a preguntar a la embajada de Portugal en Venezuela sobre este caso para esclarecer lo ocurrido.

Venezuela es un país de importancia para Portugal porque alberga la segunda mayor comunidad de portugueses en Latinoamérica, unos 400 mil, sólo por detrás de Brasil, ya que muchos emigraron a ese país entre las décadas de 1940 y 1980.

No obstante, la situación actual de Venezuela provocó que descendientes de esos emigrantes decidieran volver a Portugal.

Protestas por pernil

Durante la madrugada de este jueves en Caracas, vecinos de las comunidades de Antímano y La Vega, en el oficialista oeste capitalino, decenas de personas salieron a la calle para reclamar que el pernil prometido por el Gobierno para completar su menú navideño no llegó.

En La Vega fueron dispersados con gases lacrimógenos por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), apoyada por unidades antimotines. En la zona fue saqueada una licorería..

Este jueves en la avenida Nueva Granada los vecinos de la zona trancaron la vía para también exigir la llegada del pernil navideño que sería distribuido a las comunidades a través del CLAP.

La carretera hacia la localidad de Upata, el suroriental estado Bolívar, fue cortada el miércoles por vecinos de las comunidades adyacentes para reclamar por agua y comida.

Además protestaron porque las bolsas de alimentos y los juguetes prometidos por el Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), organismo gubernamental encargado de entregar periódicamente comida a precios subsidiados a los más desfavorecidos, no llegó.

También ha habido protestas por estos motivos en Ciudad Guayana, en Bolívar y pueblos de Isla Margarita, en el norte del país.

Las protestas por la escasez de vienen repitiendo por todo el país desde hace semanas, pero se han incrementado en los últimos días porque el pernil no llega con la caja del CLAP de la que dependen miles de familias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *