El dirigente de La Causa R califica de vergonzoso el cierre anual de la producción de empresas básicas en Guayana, trabajando a menos de 50% de su capacidad instalada.

Después de ser el estado Bolívar la alternativa no petrolera en Venezuela, la producción de empresas básicas de Guayana alejan cada vez más al país del desarrollo industrial, en vista de las bajas cifras que se reportan anualmente, disminuyendo año tras año.

El dirigente de La Causa R, Andrés Velásquez, presentó el balance anual de la producción de empresas básicas emblemáticas en Guayana, calificando las cifras como un resultado vergonzoso con respecto a la gerencia militar que ha pasado por cada una de ellas en los últimos años.

El caso más curioso es el de Sidor, que de ser una empresa productora de acero, dedica ahora sus mayores esfuerzos en la producción de girasoles y una caballeriza para la equinoterapia.

«Sidor debería producir acero, tubos sin costura, cabillas, alambrones, pero pasó a ser una finca agroproductiva. Su producción en 2016 fue de 300 mil toneladas métricas de acero, después de llegar a producir hasta 4.3 millones, usando solo 7% de su capacidad instalada», denunció Velásquez.

Merma en producción de empresas básicas

En el caso de Venalum, de 905 celdas solo están activas 311, un 34% de la capacidad instalada, produciendo en 2016 apenas 126 toneladas métricas de mineral. Bauxilum solo produjo 312 toneladas, previéndose que este año tenga que importar alúmina para continuar trabajando.

El uso de su capacidad instalada fue solo de 16%.

Alcasa cuenta con una capacidad instalada para producir 170 mil toneladas de aluminio; en 2015 produjo 28.636 toneladas, producción que bajó en 2016 a 19.737 toneladas métricas.

El balance de Ferrominera, que puede producir 23 millones de mineral de hierro y en 2015 alcanzó 11 millones, al cierre del año pasado solo produjo 7.980.000 toneladas métricas. La producción de Orinoco Iron fue 240 toneladas, mientras que en Sidetur apenas se usó el 12% de la capacidad instalada de la planta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *