Durante el primer trimestre de 2014 hubo mil 428 detenciones por protestas en Venezuela. En 2017 400 en un solo día.

La represión durante las protestas en Venezuela en las últimas tres semanas ha evidenciado el abuso de la fuerza por parte de los organismos de seguridad del Estado, principalmente por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), a través del uso indiscriminado de bombas lacrimógenas, perdigones, ballenas y detenciones.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró durante el primer trimestre de 2014, al menos mil 423 detenidos en protestas en Venezuela. Un promedio de 47 protestas diarias en todo el territorio nacional. Pero tan solo en la marcha del 19 de abril, el Foro Penal Venezolano contabilizaba aproximadamente 400 detenciones.

Hasta el 20 de abril, el director ejecutivo del Foro Penal, Alfredo Romero, contabilizaba 565 manifestantes detenidos el 19 de abril por las protestas en Venezuela, de los cuales 334 se mantenían recluidos.

El estado Bolívar fue la entidad con más aprehensiones en un día. en 2014 fueron alrededor de 80 desde el 12 de febrero. Pero en la marcha del 19 de abril se registraron en principio 101 detenciones. De ellos quedan 74 aprehendidos en Ciudad Guayana y 10 en Ciudad Bolívar.

El 20 de abril, el Foro Penal contabilizó 77 detenidos; nueve en Caracas, seis en Zulia, 11 en Sucre, ocho en Aragua, seis en Barinas y 37 en Falcón.

“Los datos del primer trimestre (2014) nos revelan el aumento acelerado de la protesta venezolana, en tan solo tres meses se registra casi la totalidad de las protestas ocurridas en los doce meses de 2013, cuando fueron 4 mil 410. Incluso, más del 50% del total de protestas documentadas en un año con alta conflictividad, tomando como base el año 2012, con un total de 5 mil 483, que fue el año con más protestas en la última década”, señalaba el OVCS.

Los caídos en las protestas en Venezuela

En cuanto a los fallecidos fueron 20 en esos primeros tres meses de 2014. Dos personas fallecieron durante las protestas en Venezuela el 19 de abril por disparos de bala. Las víctimas fueron identificadas como Paola Ramírez, de 24 años de edad y Carlos Moreno, de 17. Ellos se suman a la lista que hasta ahora registra seis asesinatos desde el 11 de abril de este año.

En algunas transmisiones en vivo por medios de comunicación digitales, se han evidenciado los enfrentamientos entre funcionarios y manifestantes. No obstante, la confrontación inicia con la represión de la Policía o GNB.

Muchas veces la marcha apenas recorre unos metros cuando reciben la primera dosis de bombas lacrimógenas. Así fue el caso de Ciudad Guayana el 20 de abril. A pesar de la poca gente y que ni siquiera llegó hasta el piquete militar, los uniformados dispersaron a los manifestantes con los gases, algunos dentro de residencias.

Uso indiscriminado de gases

Muchas son las personas que se han visto afectadas por los efectos de los gases lacrimógenos durante las represiones en las protestas en Venezuela.

De acuerdo con el portal Medicina Preventiva, el gas lacrimógeno incapacita “temporalmente mediante la irritación de los ojos y/o del sistema respiratorio con incapacitación sensorial, que desaparece poco tiempo tras cesar la exposición”. En sus efectos, menciona el lagrimeo excesivo e irritación.

“La cloroacetofenona (CN), el clorobenzilidenomalononitrilo (CS) y la dibenzoxazepina (CR) son los gases lacrimógenos más utilizados. Estos compuestos químicos tienen los mismos efectos básicos. La cloroacetofenona, conocida como compuesto CN, es un agente lacrimógeno que estuvo en desarrollo a finales de la Primera Guerra Mundial y poco tiempo después, fue utilizado ampliamente por las fuerzas de la policía. Es intensamente irritante para los ojos y las membranas mucosas de la nariz y del tracto respiratorio superior”.

Las dosis para hostigamiento son de alrededor de 80 mg.min/m3, mientras que las dosis letales para los humanos se estiman entre 7 mil  y 11 mil mg.min/m3.

El ardor y la sensación de quemadura en los ojos son generalmente los primeros síntomas, seguidos de efectos similares en la nariz y la garganta. “A nivel ocular la CN puede tener efectos graves entre los que se destacan las iridociclitis, queratoconjuntivitis, edema del estroma e incluso daño permanente de la córnea con concentraciones mayores de 4%.

El daño pulmonar se presenta después del uso de granadas de CN en espacios reducidos y la lesión pulmonar puede no ser aparente inmediatamente, pudiendo demorar la aparición de los síntomas varios días en aparecer.

Puede llegar a presentarse edema pulmonar y broncoespasmo luego de la exposición prolongada, e incluso la muerte, observándose en la autopsia pulmones acentuadamente edematosos y hemorragias intraalveolares”, advierte.

Toxicidad

En el caso de la CS, los tiempos aproximados de recuperación son: agudeza visual (unos pocos minutos), incomodidad torácica (5 minutos), tos y dificultad respiratoria (10 minutos), lagrimeo (hasta por 15 minutos), salivación (15 minutos), sensaciones cutáneas (15 minutos), inyección de la conjuntiva ocular y sensación subjetiva de irritación ocular (25-30 minutos) y eritema de los bordes palpebrales (1 hora).

“Se pueden presentar crisis asmáticas en individuos susceptibles. Los pacientes bronquíticos crónicos pueden sufrir de bronqutis aguda y bronconeumonías sobreagregadas (…) El CS es un agente alquilante con potencial cianogénico. El mismo sufre un metabolismo por pasos a tiocianato, parte del cual es luego metabolizado a cianuro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *