[youtube video=https://youtu.be/rextRA4rDZU]

En la oleada de trabajadores despedidos por firmar por el revocatorio, al menos 25 son de Guayana.

La mayoría tiene más de 20 años de experiencia y eran “personal de confianza” en la empresa donde hasta hace unos días laboraron. En Guayana se registran al menos 25 casos de trabajadores despedidos por firmar a favor del referendo revocatorio, proceso que afirman seguirán apoyando a pesar de la retaliación política que les implicó.

Mayra Martínez, quien tenía 11 años laborando en Sidor, forma parte del grupo de trabajadores despedidos por firmar.

“Me llamaron para que pasara urgente por recursos humanos y allí me notificaron que trabajaba hasta ese día. Pregunté por qué y no me querían decir. Tengo 11 años de servicio y mi jefe no tiene ninguna queja de mi”, relata Martínez.

La justificación que recibió fue simplemente que se trataba de “órdenes superiores”, como suele suceder en estos casos de arbitrariedad.

“Obviamente me despidieron por firmar, porque todos los despedidos tenemos eso en común y no es mi jefe directo el que me está despidiendo (…) firmé y voy a volver a firmar si tengo que volver a hacerlo porque ese es mi derecho”, afirmó.

Trabajo no valorado

Tatiana Vallejo es una de las que más años de servicio tenía en Sidor, dentro del grupo de trabajadores despedidos por firmar. Se tratan de 27 años de trabajo que por razones políticas son desmeritados por la gerencia y las “órdenes superiores”.

Vallejo ni siquiera estaba en la empresa, gozaba de las vacaciones que le correspondían. El departamento de Relaciones Laborales pidió a su jefe para que se presentara en la empresa, a fin de ser notificada de su despido.

“Sé que me desactivaron porque ya no aparezco en la lista del correo interno”, comentó Vallejo.

La justificación que le dieron fue la misma que a Mayra, “instrucciones de arriba”. Vallejo lamenta el hecho, afirmando que “no he hecho más nada que trabajar (…) De Sidor me llevo el respaldo de quienes sí son mis amigos”.

Su compañero, Luis Flores, quien estaba próximo a cumplir 36 años de servicio en Sidor, duda que la empresa rectifique esa decisión, pero aun así destaca que la siderúrgica “es de quien la trabaja, no de un partido político”.

Humberto Avendaño, quien se desempeñaba como jefe del Departamento de Ingeniería Industrial en Sidor, destaca que hoy más que nunca apoya la realización de un referendo revocatorio al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Podemos recuperar la empresa es con un cambio de gobierno. Mi llamado es para que todos sigan participando por ese cambio”, dijo Avendaño.

Crece la lista

No solo de las empresas básicas de Guayana hay trabajadores despedidos por firmar a favor del referendo revocatorio a Maduro. Neida Nieves y Walquidea León, con 13 y 15 años de experiencia, respectivamente, fueron destituidas del Banco de Venezuela.

No hubo una amenaza previa, pero sí los rumores en ocasiones anteriores cuando intimidaban para que no firmaran o para que sí firmaran cuando se trataba a favor del gobierno. Hoy solo exigen justicia ante la violación de sus derechos constitucionales, ejercidos como ciudadanas.

“No pueden haber despidos solo porque pensamos diferente”, expresó Nieves.

María Navarro tenía 12 años en Seguros La Previsora. “Siempre había la tensión, pero no un amedrentamiento de frente. Solo cuando las firmas contra el decreto de Obama fue que nos obligaron a  firmar”, recuerda.

Trabajadores despedidos por firmarPrecisamente, esas firmas también generaron despedidos, solo que en ese caso fue por no hacerlo, como ocurrió con Diego Carrero, quien el 26 de marzo de 2015 fue despedido de Carbonorca.

Su caso está incluido entre los reclamos que serán llevados al Ministerio del Trabajo y la Organización Internacional del trabajo (OIT), así como la Asamblea Nacional.

“No me arrepiento de no haber firmado contra el decreto de Obama. A los trabajadores les digo que abran los ojos, hay que dejar el miedo y enfrentar lo que está pasando, dejando la político fuera”, puntualizó Carrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *