leche122

Congelar la leche es la solución que encontraron algunos venezolanos para comprar el producto casi vencido, pues es la manera de encontrarlo con mayor facilidad en el mercado.

Ante la crisis económica los venezolanos realizan todo tipo de maromas para sobrevivir. Perder un producto porque se encuentre vencido resulta impensable para algunos. Menos si se trata de la leche líquida pasteurizada, escasa en los anaqueles de supermercados desde hace un año.

Es el caso de Juan Velásquez, un joven de 25 años de edad. No conseguía leche pasteurizada desde hace más de 3 meses. Los “bachaqueros” le ofrecieron un pote de dos litros, pero le advirtieron que se vencía en apenas unos días, según lo que indicaba la etiqueta del producto.

leche

Los revendedores le recomendaron a Velásquez que no dejara de comprar la leche –cuatro veces más cara que el precio que marca- sino que la congelara para evitar su deterioro. “A mí me pareció extraño, pero como tenía tanto tiempo sin conseguirla, les dije que sí y lo intenté. No sé cómo, pero ha pasado ya una semana y la leche está intacta”, cuenta.

Se pregunta si alguna técnica parecida podrá aplicarse con otros alimentos, pues en las últimas semanas los revendedores informales le han ofrecido varios productos, pero o ya se encuentran vencidos o están próximos a caducar.

María Cadenas, ingeniero agroindustrial especialista en alimentos consultada por elcorreodelorinoco.com, explica que congelar la leche solo puede ayudar a detener el crecimiento y multiplicación de las bacterias de este lácteo, pero advierte que no es una técnica que pueda aplicarse sistemáticamente, pues al descongelarla el proceso bacteriano sigue igual.

La situación no es exclusiva de los alimentos. Con las medicinas hay casos similares; muchos de los medicamentos que llegan al país están próximos a vencerse, según han denunciado médicos y organizaciones encargadas de la materia. Señalan que se trata de una estrategia de negocio, pues estos pueden ser comprados a precios más bajos. 7 de 10 venezolanos consultados indicaron que por lo menos una vez en el último año han tomado un medicamento vencido por no conseguir otro en óptimo estado.

Aunque los médicos explican que dependiendo del tipo de medicamento es más o menos grave tomarlo vencido, la conducta se ha dado como un mecanismo de sobrevivencia. “Si lo necesitas porque tienes alguna afección y el único que hay es ese vencido de hace pocos meses o semanas, ¿qué vas a hacer? ¡Te lo tomas! Quizás no ves 100% de resultado, pero algo hace”, consideró una de las encuestadas en Caracas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *