Tras la fiscalización a la comercializadora de baterías de carros, Duncan, ordenaron congelar los precios y hacer un ajuste entre 70 % y 110 % por incurrir presuntamente en el delito de especulación, informó la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde).

Según detalló el organismo “se ha ordenado una medida preventiva de ajuste y congelación de precios en todas las 45 sucursales Duncan en el territorio nacional por los ilícitos de especulación, condicionamiento de venta y desestabilización económica”.

Según detalló la Sundde en su página web, la distribuidora aumentaba los precios cada dos semanas, violentando el estamento jurídico en sus artículos 49, 54 y 56.

Por su parte, los fiscales de la empresa informaron que trabajadores de la Duncan exigían una batería usada como opción para la compra, acto que no debería realizarse porque la misma puede ser utilizada como materia prima para nuevos artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *