Lo último de sapos y predicadores acerca de la salud de MalBurro, será que lo visitará la pelona.

Predicadores

¡A MalBurro, a MalBurro le duele la cabeza. El médico le ha dicho que no esnife por su oreja!… Es guasa, pero lo que es verdad, es que a nuestro gordísimo presidente le acompaña una hipocondría, que es asimilable a la padecida por grandes hombres de final del siglo XX. El General panameño Noriega, Cara de Piña que sirvió a los USA como uno de ellos, padecía de fuetes mareos y dolores de cabeza… visitaba a una vidente, y le visitaban otras tres, a los dictadores de Libia, Iraq… además de extravagancias, se les conocían hipocondrías que les llevaban, como a Osama, a tomar más de lo que realmente necesitaban. Hoy, viendo el canal de los bichos, he comprobado como los monos, los delfines… juegan con animales altamente venenosos, porque se colocan… A la cabeza de estos ejemplares se encuentra Adolf Hitler al que acompañaba su médico a todos y cada uno de sus actos, su mal aliento, flatulencias horrorosas… Me contaron que MalBurro tiene digestiones pesadas y no erecciona como debería. Hay quien apunta a una enfermedad de hígado (barriga, piernas pesadas, retención de líquidos). En su último viaje a Moscú le enseñaron el pene conservado de Rasputín y exclamó: ¡Vaya pinga! A sus órdenes.

Sapos

Dicen que una de las plagas enviadas por el dios de Moisés, fue la de la lluvia de sapos y ranas, que de todo cayó. Sobre las distintas comunidades crecientes y relevantes, se levantaban unos seres que se mueven entre el teatro del absurdo, caso de Henrique; la mentira escondida detrás del ojo de la cerradura, cuya llave acabó en el fondo del Atlántico (de ida y vuelta) caso Leottori; y los que llevan carpetas medio cerradas, y dejan caer un papel, se tiran en plancha… esos no son nada, visitan el palacio de Miraflores, para rendir cuentas a los círculos cercanos a nuestro ‘gordísimo’ Presidente. Un consejo: DEJE DE TOMAR AZÚCAR, que se nos va a garrapiñar.

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *