Privados de libertad del reclusorio mejor conocido como  “El Cebollal”, en Coro, en horas de la mañana de este martes iniciaron una huelga de hambre como medida de presión, porque no han recibido comida desde hace cuatro meses. 

Familiares de los presos aseguran que lo único que consumen los privados de libertad es arroz, una o dos veces al día. Al parecer hay reos que presentan síntomas de desnutrición.

El  Estado venezolano es el responsable de  enviarles comida a los presos y no está permitido que sean los familiares quienes les lleven sus alimentos. “Para nadie es un secreto la crisis económica y abastecimiento alimentario por la que atraviesa el país. Si no tienen para mantener este tipo de régimen, exigimos lo eliminen y permitan el acceso de alimentos por parte de nuestras familias”, destacaron los presos en un comunicado emitido.

“A los familiares solo nos permiten llevarles comida una vez al mes que es la visita”, acotó la fuente.

En el comunicado, denunciaron que son maltratados físicamente por parte de los custodios, además de recibir burlas por la alimentación que reciben.

“Nos las muestran (comida) en tono de burla, jugando con el hambre y desespero de nosotros”, se lee en el texto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *