Este domingo de resurrección, los venezolanos participaron en la popular quema de Judas, como tradición que da espacio para que las personas muestren sus molestias y disgustos contra funcionarios políticos.

En este sentido, vecinos del municipio Libertador, Caracas, quemaron al Judas en representación de la alcaldesa, Erika Farías, el presidente Nicolás Maduro, la rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, y el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol.

Los muñecos fueron rellenados con billetes de 2 bolívares, porque a juicio de los presentes, «no sirven para comprar nada».

Durante la actividad, se acercó un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y amedrentó a los caraqueños quienes solo veían arden los muñecos con rostros alusivos a altos funcionarios del país.

Según denuncias realizadas a través de las redes sociales, usuarios indicaron que el uniformado apagó el monigote y tomó fotos de los presentes.

Este primero de abril las personas se congregaron en las plazas y las calles de Venezuela para realizar la tradicional quema de Judas, donde aprovecharon para manifestar su rechazo al gobierno de Maduro, además sus políticas de Estado como el Petro, las cajas CLAP y la falta de efectivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *