Grietas, oscuridad e inseguridad, son los factores que protagonizan los pasillos del Teatro Teresa Careño, un imponente edificio que ha albergado los mejores conciertos y espectáculos para distraer a los venezolanos y que ahora está olvidado por el Gobierno.

Ubicado en el corazón cultural de Caracas, el Teatro Teresa Carreño es un complejo cultural -uno de los más importantes de América Latina y el segundo más grande de América del Sur, sólo superado por el argentino Centro Cultural Néstor Kirchner- donde los mejores artistas y bailarines han dejado lágrimas y sudor en su escenario.

En la actualidad, «el deterioro es visible». Los techos y pisos tienen grietas, debido al robo de bombillos la oscuridad ganó terrero en los pasillos, los baños se encuentran en condiciones deplorables, las butacas están rotas y gran parte de la edificación pide a gritos mantenimiento.

Durante la celebración de los 35 años de inauguración, la empresa que surte el vital líquido, Hidrocapital, colocó a los pies de las escaleras mecánicas, que le da la bienvenida al público, un tanque portátil ante la escasez de agua que abruma a todos los venezolanos.

En diciembre de 2017 se cumplió cuatro años del decretó realizado por el presidente Nicolás Maduro de intervenir a la institución. Los daños que le ha hecho al país durante su mandato también ha traído repercusiones en el Teatro, víctima de la mala gestión, el complejo artístico lucha por mantenerse y continuar con sus prestigiodos espectáculos.

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *