El transporte público de Maracaibo cada día llega a un nuevo nivel de detrimento, pues es cada vez más escaso y las opciones son las menos adecuadas

Tal como había sido denunciado años atrás los diferentes gremios de choferes, en cualquier momento el transporte publico de Maracaibo se quedaría sin unidades en las que movilizar, hoy, ya no es una advertencia, es una realidad muy cruda que afecta a sus principales dolientes, los usuarios.

Como consecuencia de la acción de políticas realmente productivas más del 80% del transporte público en Maracaibo se encuentra completamente paralizado, los usuarios con las manos en sus cabezas a diario se preguntan cómo poder llegar a sus destinos cuando la estadía en una parada puede durar de dos a tres horas.

El transporte público en Maracaibo tiene una nueva cara oficial, no es otra que las chirrincheras, los cuales son unos camiones que en su parte posterior son utilizados para transportar carga y que en las ultimas fecha se ha convertido en el medio de traslado alternativo para el ciudadano debido a la paralización de rutas y además de ambulancias, sí, tal como lo lee, ambulancias, las cuales se encentran descontinuadas y fueron adaptadas por sus dueños para poder servir de minibuses con los cuales hacer dinero, pero, ninguna de ellas cuenta con el permiso del Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo.

Cuando ya no es: Llegó detrás de la ambulancia, sino, en la ambulancia. Una mañana camino al trabajo me monté en ella y el calor no era normal. . Es recurrente ya ver como parte del transporte público de Maracaibo este tipo de “novedades”. De hecho, lo que más frecuente es el uso de camionetas de carga, que incluso ya están adaptadas para brindar asientos improvisados a los usuarios. Simplemente son personas que tienen su vehículo y han querido emprender ante la catástrofe de servicios a los que nos somete el Socialismo del Siglo XXI . Hay casos en el que el desespero por llegar a casa te hace jalarle bolas al chófer para que te deje montar en la capota. Eso sí, a tu riesgo . ¡¿Qué más te puede pasar que ya no te haya pasado?! . @chiletoday @Venezolanosenbogota @VenezolanosenArgentina @Venezolanosenchile @Venezolanosenelexterior

Una publicación compartida por Luis Fernando Herrera (@luisferheroch) el

Entre ellos está Carlos Andrade, de 33 años, cocinero, quien a diario para salir desde su casa hacia su trabajo debe tomar cinco unidades de transporte público, su dolor de cabeza comienza el día anterior para dejar todo listo, cuestión de que inmediatamente suene la alarma salir de inmediato a la calle en búsqueda de transporte.

“Es desesperante porque hay veces que no consigo llegar a tiempo, cada vez son más las personas en la calle, unos porque nunca han tenido carro, otros porque lo tienen, pero varado en sus casas porque por los altos costos de repuestos no los pueden arreglar…, la cuestión es que la población crece, y en vez de incrementar unidades hay cada mucho menos”, afirma Andrade.

Ser puntual al horario laboral ya no es una costumbre, se ha perdido por las pocas opciones en las vías, así lo asegura Endery Márquez, quien asevera que pasar dos horas esperando al menos un carro por puesto es el mínimo de tiempo en esa ciudad.

“Esto es un desastre…, aquí se puede pasar de una a dos horas, he visto al mismo autobús o carro hacer dos viajes y regresar entonces una todavía en la parada, claro hay quienes corren con suerte porque lo que hacen es que pagan pasaje doble y a ellos le dan prioridad, pero cómo hace uno que ni efectivo hay y lo que dan los bancos son 10 mil bolívares y eso tampoco alcanza para pagar los pasajes”

A pesar que el precio oficial del pasaje en el transporte público en Maracaibo es de 2 mil 500 bolívares, hay quienes denuncian que debido a la falta de rutas algunos exigen un pago de 3 mil, 5 mil y hasta 10 mil bolívares.

“En la tarde y noche en una chirrinchera te quitan mínimo 10 mil bolívares, esos no miran pa’ atrás para cobrar de más, el transporte en Maracaibo es una anarquía, cada quien hace lo que quiere y ajá toca pagarlo porque si no, te tienes que regresar caminando desde donde estés hasta tu casa”, afirma Edga Pirela otra usuaria del transporte público en Maracaibo.

Quienes actualmente sirven de transporte en Maracaibo son personas que han decidido rebuscarse ante la grave crisis y escasez de efectivo asumiendo el riesgo de montar a completos desconocidos en sus vehículos desde estudiantes, amas de casa y hasta médicos encienden sus motores a recorrer las rutas en búsqueda del pan.

“Hace días me monté en una camioneta que manejaba una estudiante de medicina, quedé sorprendida, le pregunté y me dijo lo mismo que dicen todos que andan buscando efectivo”, indicó Aurelia Antúnez.

 

Es justo compartir...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *